¿Sufres dolores de cabeza recurrentes? ¿Migrañas? ¿Dolores continuados en las cervicales?

Puede que el origen de tus molestias provenga de la ATM o Articulación Temporomandibular y, por tanto, estén muy relacionados con la masticación. La mandíbula es una articulación de gran peso, ya que es una de las pocas articulaciones que es doble y nos obliga a abrir ambos lados al mismo tiempo. Por ello, su mal funcionamiento puede provocar el denominado síndrome de la ATM, una alteración disfuncional de esta articulación.

¿Por qué sentimos dolor en la mandíbula? Síntomas y diagnóstico del bruxismo.

Dependiendo del paciente, el origen podría estar en problemas dentarios diferentes, desde el nacimiento de una muela del juicio hasta problemas de masticación. Estos últimos, aumentan en aquellos adultos que se someten a procesos de ortodoncia. Como las suturas craneales ya están cerradas, se podrían generar problemas de tipo cervical o craneal al modificar nuestra mordida.
Aún con esto, la mayoría de los casos vienen derivados de problemas musculares como el bruxismo o el estrés del día a día.
Todo esto hace que cuando un paciente manifiesta problemas cervicales o migrañas, siempre comprobemos la mandíbula. Así como cuando se manifiestan problemas de escoliosis a cualquier edad, para descartar su origen en la ATM.


La sintomatología de la disfunción temporomandibular es amplia llegando a manifestarse de diversas formas en el paciente:
– Dolor en la mandíbula
– Bruxismo o rechinar de dientes
– Sensación de cansancio o fatiga en la zona de la mandíbula
– Dificultad y sensación de crujido al abrir la boca
– Problemas de oclusión
– Desgaste de las piezas dentarias
– Mareos recurrentes
– Dolor de cabeza, cuello o espalda
– Bloqueo de la mandíbula


Una vez confirmado el diagnóstico inicial con el acompañamiento de pruebas clínicas si fuera necesario, se comienza el tratamiento que tendrá como objetivo el movimiento de la estructura ósea de nuestro cráneo para relajar el suelo de la boca. También entran en juego técnicas como la reeducación postural que nos da herramientas con las que trabajar la postura, la mordida y la musculatura de la mandíbula completa que se complementan con:
– Movilizaciones activas y pasivas de la zona cervical y ATM.
– Trabajo sobre los Puntos de Gatillo Miofasciales a través de terapia manual.
– Ejercicios para la musculatura masticatoria y cervical.

El tratamiento de una disfunción en la articulación temporomandibular debe ser multidiciplinar, aun cuando la fisioterapia es de gran importancia. Áreas como la logopedia, la odontología, la psicología, la farmacología e incluso la cirugía se unen para dar solución a esta patología.

En Mainos Fisioterapia contamos con un equipo de expertos en fisioterapia de la ATM, por lo que buscaremos el tratamiento que más encaje con las necesidades de nuestro paciente.

Es importante acudir a un especialista en la materia ya que un mal tratamiento podría ocasionar un empeoramiento de la sintomatología.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies