La celulitis es una enfermedad metabólica que afecta en mayor proporción a la mujer. Está caracterizada por cambios funcionales y fisiológicos del tejido conjuntivo (tejido fibroso) junto con trastornos circulatorios e hipertrofia de las células adiposas.
Este problema incluye siempre un componente lipídico, vascular y otro conectivo, siendo estos los tres elementos que forman al tejido celulítico.

Etapas de desarrollo de la celulitis

  • Primera etapa: La microcirculación venosa y linfática se enlentece, lo cual provoca vasodilatación.
  • Segunda etapa: Esa vasodilatación, hace permeables a los vasos venosos y linfáticos y así sale líquido al medio exterior (espacio intersticial).
  • Tercera etapa: Ese líquido, se vuelve denso y espeso, lo cual dificulta el intercambio de nutrientes entre las células grasas y los vasos. Las células adiposas crecen en tamaño porque no pueden eliminar sus residuos o productos de desechos a la circulación. Esa hipertrofia adiposa puede inducir incluso al estallido del adiposito, volcando así su contenido graso al exterior.
  • Cuarta etapa: Se genera una fibrosis. Una red que encierra a las células grasas, a los vasos venosos y linfáticos. Esta red dificulta aún más en intercambio nutritivo entre células. Por otro lado, esta red fibrosa también comprime a las terminaciones nerviosas y a las células grasas produciendo dolor.
  • Quinta etapa: La evolución de la fibrosis genera macro nódulos, dando lugar a la apariencia externa de la celulitis o “piel de naranja”.

Tratamiento de la celulitis

El mejor tratamiento para eliminar la celulitis se basa principalmente en la alimentación, el ejercicio y la vida saludable. El drenaje linfático manual (DLM) y algunos productos cosméticos ayudarán a acabar con los líquidos y la grasa acumulada.

Es importante nombrar algunos de los medios físicos o técnicas de fisioterapia que se utilizan actualmente en la mejora, prevención o en el tratamiento de la celulitis:

  • El drenaje linfático manual: mejora el retorno linfático y reduce el edema.
  • Las corrientes tonificadoras: tonifican los músculos y mejoran la circulación venosa y linfática.
  • El ultrasonido: disminuye la retención hídrica, estimulan la circulación y el metabolismo local.
  • La iontoforesis: aplicación de medicamento a través de una corriente eléctrica.
  • Técnicas láser: mejoran el drenaje, la circulación y disminuye el dolor que a veces genera la celulitis.
  • La presoterapia: Es otra forma de drenaje linfático, pero a través del uso de botas neumáticas que reducen el edema en las piernas.
  • La crioterapia y termoterapia: aplicación de frío/calor en forma localizada.

Existen diferentes productos cosméticos que pueden presentar en forma de comprimidos o cápsulas, cremas, spray, pero siempre deben estar prescriptos por un medico y nunca automedicarse.

Consejos útiles para mejorar tus hábitos alimenticios:

  • Menos sal: Reduce al máximo el consumo de sal. Los alimentos que contienen mucha sal te provocarán retención de líquido y esto empeorará tu celulitis. Remplaza la sal común por sal marina e incorpores especias a tu cocina para dar más sabor a tus platos.
  • Mucha agua: Bebe mucha agua a lo largo del día. Disminuye el consumo de bebidas gaseosas y azucaradas. Mejor agua que zumos, refrescos, café e incluso que el té.
  • Disminuye el consumo de precocinados: los conservantes deben desaparecer de tu dieta…¡y de tu cuerpo!

Vida saludable y ejercicio:

  • Evitar cruzar las piernas pues desfavorece el drenaje linfático automático del cuerpo y facilita la formación de varices.
  • Evitar llevar ropa apretada, en especial pantalones, sujetadores, etc. En caso de estar operada de una mastectomía, evitar usar anillos, sujetadores que aprieten y ninguna prenda que pueda obstruir el paso de la circulación de retorno.
  • Caminar 1 hora diaria a buen ritmo.
  • Incluir 3 horas de ejercicio a la semana, en las actividades de la vida diaria.
  • La realización del autodrenaje le ayudara a sobrellevar los días de más calor, y en los que suela sentir más molestias.
  • Realizar cada 6 meses entre 10-15 sesiones de DLM. Y un mantenimiento de 1 o 2 veces al mes entre cada periodo.
  • Dormir con los pies de la cama un poco elevados. No está recomendado en problemas digestivos tales como hernia de hiato.
  • Limitar el consumo de café: limita la capacidad del riñón para filtrar la sangre y eliminar así las toxinas a través de la orina.
  • Evitar situaciones de estrés: los nervios, la ansiedad, etc., empeoran o desencadenan el proceso celulítico.
  • No consumir tabaco: Este dificulta la buena circulación e impide la correcta absorción vitamínica.
  • Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas: empeoran la depuración del organismo por afectación del hígado y los riñones.
  • Llevar medias de compresión todo el tiempo posible en el caso de linfedemas en las piernas y con el manguito de brazo en operaciones de mastectomía en los que sea necesario.

El hecho de cumplir todas estas sugerencias no implica la no aparición o desaparición de la celulitis. Prevenir siempre ayuda, sin embargo pueden existir factores de otro tipo, inevitables y/o desconocidos.

La celulitis y el drenaje linfático.

El drenaje linfático manual es una terapia de gran calidad en la lucha contra la celulitis, ya que suma al bienestar corporal que aportan los masajes tradicionales su poder para eliminar toxinas y aumentar la respuesta inmunitaria del organismo.

En el tejido conjuntivo se produce el intercambio de líquidos a nivel intersticial. El agua, la grasa y las toxinas ejercen presión sobre él y dan lugar a la aparición de la celulitis. Mediante el drenaje linfático manual, intentamos eliminar el estancamiento de líquidos de una forma natural y no invasiva.

Además de contra la celulitis, el drenaje linfático tiene efectos beneficiosos sobre: la circulación, el sistema nervioso, los músculos, la sangre, la piel, el tejido adiposo, el metabolismo y el sistema inmunitario.

Recuerda que el drenaje linfático manual es una técnica gradual. Es necesario hacer varias sesiones de una hora y media, una vez por semana, para ver estos resultados.

Durante los diez días posteriores a la sesión de drenaje linfático, se continúa eliminando toxinas y perdiendo peso.

¡Ven a Conocernos!