La fisioterapia obstétrica, una herramienta para el embarazo, parto y postparto.

Los cambios musculo-esqueléticos sufridos por la mujer durante el embarazo pueden ocasionar diversas dolencias y trastornos que influirán de manera importante en su bienestar y su calidad de vida antes, después y durante el embarazo. El dolor lumbar y las disfunciones del suelo pélvico afectan a más de la mitad de las mujeres durante el embarazo y también en el postparto.

El fisioterapeuta especializado en obstetricia, estudia y comprende la biomecánica de todos los cambios, pudiendo actuar en la prevención y el tratamiento de los mismos, junto a los demás profesionales sanitarios que actúan en este campo.

¿Qué es el suelo pélvico? ¿Sufre cambios durante el embarazo?

El suelo pélvico es la musculatura que cierra la pelvis por su parte inferior. Dicha musculatura sufre importantes alteraciones durante el embarazo debido al aumento de peso y a los cambios hormonales del mismo; especialmente durante el parto, en la fase expulsiva, el bebé atraviesa esta musculatura por el canal del parto y la distensión de estos músculos es máxima.

Durante el embarazo

El sistema musculo-esquelético sufrirá cambios importantes en la mujer como el ensanchamiento de la pelvis, la dilatación de la musculatura abdominal o la debilidad del suelo pélvico, además de cambios posturales como el aumento de las curvas lumbares o dorsales.

Una mala adaptación a estos cambios puede provocar molestias y diversos trastornos como el dolor lumbar o pélvico, la ciatalgia, la pubalgia o el dolor costal. Además puede aparecer incontinencia de esfuerzo.

¿Qué puede hacer la fisioterapia?

El Fisioterapeuta puede realizar tratamiento específico para la embarazada o participar activamente en la prevención de las lesiones musculo-esqueléticas asociadas al embarazo y al parto aplicando distintas técnicas como movilizaciones de la pelvis, ejercicios específicos de suelo pélvico y abdomen, flexibilización y estiramiento de la musculatura lumbar y pélvica, reeducación postural en el embarazo o tratamiento manual específico para los dolores típicos del embarazo.

En el proceso del parto

El cuerpo de la madre se adaptará a los movimientos y cambios físicos que ocurren para facilitar la salida del bebé al exterior lo que provocará dolor. Las estructuras óseas se ensancharán al máximo para favorecer el pasaje por los estrechos de la pelvis y la musculatura del suelo pélvico de dilatará y estirará para permitir la salida del bebé.

¿Qué puede hacer la fisioterapia?

El Fisioterapeuta puede enseñar a la embarazada y a su acompañante como prevenir importantes lesiones del suelo pélvico durante la fase expulsiva del parto con movimientos activos y ejercicios específicos de pelvis que favorezcan el encajamiento y la dilatación, respiración diafragmática-abdominal, técnicas de control del dolor, técnicas analgésicas como  el masaje o la aplicación de calor, diversas posturas de parto y pujos, masaje perineal y cuidados para que la musculatura del suelo pélvico llegue con las mejores condiciones al momento del parto.

En la recuperación postparto

La recuperación será progresiva y el organismo se normalizará tras los cambios sufridos durante el embarazo y el parto.

No obstante, pueden aparecer disfunciones o lesiones diversas en la musculatura a corto o largo plazo como; dolor pélvico periparto, desviaciones de columna o hipercifosis que ocasionen dolor lumbar, dorsal o cervical, distensión abdominal o diástasis abdominal, hipotonía o hipertonía del suelo pélvico, cicatrices dolorosas, incontinencia urinaria o fecal, prolapsos o dolor en las relaciones sexuales, entre otras.

¿Qué puede hacer la fisioterapia?

En muchos países de Europa, las mujeres reciben tratamiento de fisioterapia en el postparto. El fisioterapeuta especializado en obstetricia realizará una valoración funcional de la mujer tras el parto evaluando la postura, su pelvis, su abdomen y el estado se su suelo pélvico. El tratamiento que aplicará el fisioterapeuta consiste en diversas técnicas:

  • Fisioterapia manual musculoesquelética aplicada al postparto.
  • Ejercicios de estabilización del tronco y la pelvis, trabajo abdominal y reeducación postural.
  • Tratamiento manual específico del suelo pélvico, trabajo de posibles cicatrices.
  • Ejercicios de reeducación del suelo pélvico, propiocepción perineal.
  • Electroterapia aplicada, electroanalgesia y biofeedback.
  • Pautas domiciliarias; corrección de hábitos y conductas.
SIGNOS DE ALARMA:

Pérdidas de orina o gases en reposo o durante el esfuerzo (tos, estornudo, deporte,…).

Dolor lumbar o pélvico en reposo o durante el movimiento.

Bulto o prolapso a nivel vaginal.

Dolor en las relaciones sexuales.

¡Ven a conocernos!

Autor:

Violeta González García. Fisioterapeuta Colegiado nº8351. Osteópata C.O. Experta en Pelviperineología y fisioterapia Obstétrica.